Monday, February 06, 2012

( la obsesión de alfonso zapico )

el revuelo creado la semana pasada a raíz de la historieta que hizo Alfonso Zapico para las 24 horas de la bd, utilizándome a mí como protagonista me lleva a escribir estas líneas en mi defensa

no crean esa versión violenta y malhumorada de mi persona, porque todos los que me conocen saben que desprendo amor y bondad en grandes cantidades, pero me remontaré un poco para que veáis qué está pasando

al comienzo empezó bajando a mi taller y me retrataba en cada puñetero folio, creando algunas caricaturas que bien me podrían haber creado problemas diplomáticos, pero luego las cosas fueron a mayores y se fue obsesionando cada vez más conmigo

hace unos meses, invitado a impartir un taller de historieta en la ciudad de Cognac, obliga a los pobres infantes a utilizarme como personaje. A mí, y a mi banjo


clicando aquí lo cuenta él mismo en su blog, y aquí el blog creado para la ocasión con las historietas de los diversos niños. La que hay encima de estas líneas pertenece a Benjamin Breton

la cosa continúa con mi inclusión en su último libro; La Ruta Joyce, dónde sigue empeñado en representar mi (desvirtuado) mal humor, y pone en mi boca palabras (y palabrotas!) que nunca he pronunciado, con lo que su supuesta veracidad queda en entredicho (cuando se supone que es un cómic documental...)

vale, lo de la leche condensada se acerca a la realidad, y lo de remover el café con el lápiz o con el cúter... puede que también, pero el resto... todo mentira!

si clicais aquí, podéis leer la historieta completa en su blog, aunque os recomiendo comprar el libro, esperando eso sí el recibir algunos royalties en concepto de derechos de imagen, porque no hace falta decir que mi presencia convierte esa escena en una de las fundamentales del libro

y claro, para finalizar, la famosa historia de las 24 horas, titulada la Maison des horreurs... aquí abajo véis una de las páginas, pero podéis leerla entera clicando aquí
lo suyo sería que yo me vengase, y se la devolviese de la misma forma, pero dado que voy falto de tiempo  y que mi sentido del humor es tirando a rancio, lo dejaré estar, además que no me apetece ensañarme y desvelar todas esas cosas que me ponen de los nervios de él, así que aprovecharé desde aquí para mandarle un abrazo, porque lo que viene a demostrar todo esto que os acabo de enseñar, es que el pobre Zapico no está llevando muy bien nuestra separación

si os cruzáis con él espero que también le mandéis ánimos, porque os lo digo yo, los necesita

y sin más, después de contaros todo esto, me despido, no sin antes enseñados una última imagen;
éste dibujo de arriba estuvo pegado en mi taller durante todo el año pasado, y era lo primero que veía todo aquel que entraba

yo sólo diré que NUNCA posé para él de esta manera.




3 comments:

Everett C. Flagpine said...

Doy fé de que jamás te he visto de mala ostia y mucho menos proferir blasfemias o sostener una arma de fuego. La vez que más se acercó fué cuando no encontrabas la Vallery en Barcelona y eso fué un enfado muy light comparado con el rebote que me habría pillado yo en aquella situación. No entiendo como la han podido tomar contigo de esta forma.

Lo de ostentar una barba con código postal propio ya es otra cosa.

Carlos Rioja said...

Qué bien os lo pasáis :)

No, en serio, tus cómics destilan amor :)

Tobias juegos mario said...

Esta muy bueno cada quien con su obsesion
P.d el ultimo grafico esta genial bailando y feliz despues del logro